El Frente Marítimo de Santander: oportunidad perdida

Tengo que referirme a ello. Ha sido noticia este fin de semana, y creo que merece un comentario.

Simplemente desde mi reflexión personal y con mucha mucha prudencia, pues el tema es complejo y tendrá su desarrollo al detalle en el futuro. Estoy hablando del Frente Marítimo de Santander, y en que hacer con la reordenación de los espacios portuarios en Santander.

No voy a entrar en el juego de infografías que al final supone situar el debate político en una imagen virtual que al final supone “humo”, como muchas veces he calificado.

Intentaré hablar desde el sentido común. Lo que la ciudadanía tenía como reto ante esta reordenación de espacios eran tres cosas básicas: acabar con las vallas que separan al ciudadano con la Bahía, ganar espacio público para el disfrute de todos en un entorno envidiable y que es santo y seña de nuestra ciudad, y generar equipamientos y dotaciones publicas que mejoren la calidad de vida de los vecinos.

Y la operación urbanística tal y como se ha presentado a la opinión pública se trata mucho mas de numero de metros cuadrados para oficinas, viviendas y centros comerciales, de plusvalías, de millones de euros y de diseños “innovadores”.

O se ha explicado mal a la ciudadanía, o esta operación urbanística no cubre las expectativas que los santanderinos tenían puestas en este Acuerdo. ¡Ojo!, Acuerdo que celebro por lo que supone la unidad de todas las instituciones implicadas. Otras veces se intentó y no se pudo o no se quiso, y esta vez si se ha llegado a estampar la firma.

Pero para nada será un avance para Santander si no se hace la reflexión pensando en el mas común de los ciudadanos: fuera vallas, mas zonas verdes y esparcimiento, y sobre todo equipamientos públicos para los ciudadanos.

Habrá algo de esto, pero también otras muchas cosas que Santander no necesita. Y además lo que se haga será a costa de destruir posibilidades que hagan mas habitable una zona que tengo especial cariño: Castilla- Hermida- Barrio Pesquero. Situar allí oficinas, mas viviendas y un centro comercial, y no un polideportivo cubierto espectacular junto al mar, o un Centro Cívico y Ciudadano para mas de 20.000 habitantes, es un ejercicio de falta de empatía con los ciudadanos de Santander.

Como consuelo nos queda que esta reordenación se basa en la especulación inmobiliaria, y tal y como está a la baja el mercado del ladrillo, gran parte de lo firmado y acordado no encontrará demanda ni financiación para ser llevado a cabo en bastante tiempo.

Será entonces el paso del tiempo quien imponga el sentido común y el realismo en torno al Frente Marítimo de Santander.

Cueto recupera su Dignidad

A veces, el estar en política permite vivir días de satisfacción total.

El pasado viernes 4 de marzo se inauguraba la reforma de la calle principal de Cueto (Inés Diego de Noval), gracias a la aportación y financiación integra de la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Cantabria. Un motivo de alegría para los vecinos de este pueblo, entrañable y con una profunda identidad, que merece la pena mantener y conservar.

El esfuerzo abnegado del pueblo de Cueto en tener unas infraestructuras dignas y acordes al S. XXI se han visto recompensadas, al menos en esta carretera.

Hablamos de 5 millones de euros (está bien escrito, no me he equivocado, mas de ochocientos millones de las antiguas pesetas), y sin duda, y dicho por los vecinos, la mayor inversión pública sin duda, de la historia, larga y reconocida, de Cueto.

Y esta buena noticia merece la pena que sea comparada, nobleza obliga, con las afirmaciones eternas que el Alcalde de Santander hace de manera pública acerca del Gobierno de Cantabria y su falta de inversiones en Santander. Hay contrastes a la luz de los datos, una vez analizados, dejan en muy mal lugar al Alcalde de Santander. El Gobierno de Cantabria invierte en Santander. Ni mas ni menos que lo se merece. Y este es un ejemplo.

Nunca el Ayuntamiento de Santander ha invertido una cantidad similar en Cueto, y las inversiones en Cueto en esta legislatura, como la regeneración de Las Canteras de Cueto, han ido de la mano del Plan E, ese fondo de inversión estatal que tanto denostaba el Partido Popular, pero al que tanto rédito electoral intentan sacar.

Una calle, la de Inés Diego de Noval, que luce otro aspecto, y que deja a las claras que la lucha vecinal de tantos años merece la pena, y que en el futuro, seguirá dando frutos, tan buenos o mas que la calle que se acaba de inaugurar. A pesar del victimismo interesado que quieren mantener algunos.