Labor de oposición

Dentro de mis labores cotidianas, en la mañana de hoy he tenido oportunidad de pedir información dentro de la Comisión de Desarrollo Sostenible (Fomento e Infraestructuras) del Ayuntamiento de Santander acerca de la supuesta licencia de obras del controvertido Centro que la Fundación Botín quiere desarrollar y construir en el muelle de Albareda.

La respuesta del equipo de gobierno municipal,  ha sido muy escueta: Existe licencia de obras municipal para dicho Centro desde el día 21 de junio (no se me ha mostrado ni se ha dado más detalles), y no consta ingreso económico alguno en el Ayuntamiento de Santander por dicho concepto a fecha de hoy. No se han ofrecido más datos, pero es una información oficial proporcionada en Comisión Informativa.

Es mi derecho y deber al mismo tiempo, como concejal de la oposición, realizar estas preguntas y fiscalizar al equipo de gobierno municipal. Y, de la misma manera, trasladar a la sociedad y a la opinión pública toda la información posible. La labor de oposición supone control y fiscalización del gobierno municipal y sus actuaciones.

A pesar de quienes deslizan opiniones interesadas acerca de que en el Ayuntamiento de Santander ni ha habido históricamente, ni existe oposición en la actualidad, sigo defendiendo la labor de oposición municipal que se hace en Santander. Y este cuaderno de notas va recogiendo testimonio de ello un largo tiempo.

Lo llaman Préstamo cuando es un Rescate

No quiero dejar pasar esta oportunidad para hablar de la noticia de este fin de semana: el “Rescate” a la banca española, llamada por el gobierno y sus altavoces mediáticos “Préstamo”o “Línea de Crédito”, por importe de hasta 100.000 millones de euros. Una cifra desorbitante cuando a los ciudadanos, muchos, que lo están pasando mal, nadie les rescata.

La inmoralidad de los despilfarros y mala gestión del sistema financiero estos últimos quince años, siendo condenable, se iguala al campeonato de eufemismos, o “palabros”, con que se intenta disfrazar el asunto. Nauseabundo.

Como lo fue y lo he denunciado hace menos de tres meses, en el Pleno del Ayuntamiento de Santander: se vendió como un préstamo de 24 millones de euros del Ayuntamiento para pagar facturas de años anteriores, cuando realmente ha sido otro Rescate.

Supondrá subidas bestiales de impuestos como el IBI, la pasada semana se pasó al cobro, y pronto lo veremos en mas impuestos y tasas municipales, hasta el año 2.022. Y sobre todo un descenso de la inversión municipal, recortes al fin y al cabo, a quienes mas lo necesitan.

En Santander nos rescataron hace tres meses, y ya vemos las consecuencias poco a poco. Me temo que en el conjunto del Estado, la coyuntura de mas recortes todavía, comenzará a notarse en breve.

Nuca los eufemismos hicieron tanto daño a la ciudadanía.