Nunca más

El 8 de octubre de 2.008, una explosión de gas y un incendio posterior, en circunstancias aún no bien explicadas de los números 41, 43 y 45 de la Calle Tetuán, provoca el desalojo de las 29 familias que habitan en él.

Las circunstancias del suceso me hizo implicarme a mi y a todo el grupo municipal regionalista en una situación dramática para las familias afectadas, y para ello, propusimos una bateria de medidas para hacer más facil el regreso a sus viviendas, aportando nuestro pequeño granito de arena para los vecinos. Poco o nada obtuvimos del equipo de gobierno municipal. Solo recurrir “a la normativa vigente”, que ellos mismos imponen con su mayoria absoluta. Y “cero” voluntad política.

En el camino, muchas protestas vecinales para recibir algo tan sencillo como la licencia de obras para rehabilitar el edificio, que el equipo de gobierno denegó, alegando estar el edificio fuera de ordenación.

La mayoria de los vecinos propuso una modificación puntual del PGOU para adecuar esa situación. Tampoco quiso el equipo de gobierno. Sin embargo, otros edificios más emblemáticos seguro que tendrán su modificación puntual del PGOU, si ello fuera necesario.

Muchas personas mayores y legítimos habitantes de esas viviendas han ido falleciendo en estos 41 meses. Los que sobreviven, han luchado hasta la extenuación por poder tener la oportunidad de regresar a sus casas. Se han encontrado de frente con la ruina del edificio decretada por el Alcalde de Santander. Sin solución ni oportunidad para la enmienda.

Y hoy me dicen al oido, que la ejecución de la ruina y el derribo del edificio es más que inminente. Un cúmulo de hechos que imposibilitaron que unos vecinos, que se vieron desalojados de sus viviendas hace tres años y medio, hayan podido volver a sus hogares. Sin una explicación a todo lo que ha pasado, ni porque desde el primer dia se deja deteriorar el edificio mucho más de lo que el incendio produjo, ni se tomaron medidas rápidas y directas destinadas a proporcionar cobertura técnica y jurídica a la rehabilitación de los números 41, 43 y 45 de la calle Tetuán al día siguiente del incendio.

Para esto deberíamos estar los servidores públicos, para ayudar a la gente, y evidentemente, en la calle Tetuán, eso no fue así. Eso no puede pasar más. Nunca más.

Recordando buenos momentos

Hoy he tenido la oportunidad de asistir al Colegio La Salle, en su Semana  Cultural, para hablar de nuestro “paso por el colegio a la política”. Una amable invitación del mi Colegio, después de 24 años que hace que finalice mis estudios allí.

Dos horas amenas con un auditorio de 4º de la E.S.O., y en el que pude compartir con Jaime Blanco (PSOE), Juan Mazarrasa, Miguel Saro (IU) y Daniel Portilla (PP) nuestras vivencias en el Colegio y las inquietudes que tenemos cada uno en la política.

Nos faltó tiempo, pues el tema da mucho de si, pero entre anécdotas y vivencias de cada uno, me pude dar cuenta que a pesar de las diferencias ideológicas de cada uno, hay cosas que nos unen y en las que mucho tiene que ver lo vivido y aprendido en el Colegio del antiguo Paseo del Alta que cumple 72 años establecido alli.

La moderación de Jose Javier y la amabilidad de profesorado y dirección hicieron el resto. Merece la pena reencontrarse con los buenos momentos del pasado, y uno de ellos, el Colegio La Salle.