De subcontratas y paracaidismo

Soraya Saenz de Santamaría acudió a la Convención del pasado fin de semana del Partido Popular. Eso si, ataviada con su equipaje completo de paracaidista y dispuesta a faltar a todo lo que tenga que ver con Cantabria y los cántabros.

Dos perlas. Una: al Presidente de Cantabria lo han elegido e impuesto en Madrid. Otra: el Presidente de Cantabria no es mas que una “subcontrata” de Zapatero.

Además de ser un lema que machaconamente lanza el Partido Popular como mensaje de campaña, hay que poner el pie en pared en una cuestión: Al Presidente de Cantabria lo nombran los cántabros a través de sus representantes democráticos presentes en el Parlamento de Cantabria, y son los diputados cántabros los que eligen a nuestro Presidente. Eso es lo que se llama desarrollo del autogobierno y proviene del Estatuto de Autonomía de Cantabria. Si, si, ese al que destacados miembros de la entonces Alianza Popular, ahora Partido Popular, de dentro de Cantabria y fuera de Cantabria, votaron en su momento EN CONTRA. En contra de que los cántabros decidiéramos sobre nuestro futuro, nuestra organización, nuestro bienestar, y … nuestro Presidente, sea del partido político que sea, incluso cuando ha sido del Partido Popular.

Doña Soraya, no venga aqui a leernos el papelito que le ponen delante, faltando al respeto a los cántabros. Sino tiene nada interesante y realmente inteligente que decir, ahórrese el salto en paracaidas.

Y ya lo de la “subcontrata” del Presidente es de chiste. Lo dice además delante de quien estuvo presente en dicho: José Joaquín Martínez Sieso, Presidente de Cantabria, cuando a Cantabria la retiran del Objetivo 1 en favor de la Comunidad Valenciana del popular Zaplana, y el Sr. Martínez Sieso, no dice ni mu. Eso si que fue una “subcontrata” dócil: llamada de la sede central de la calle Genova y del Sr. Aznar, y “Subcontratas populares s.a” ejecutaron su labor: a tragar y a otra cosa mariposa. Cantabria perdió una valiosa oportunidad y el Presidente de Cantabria hizo “mutis” por el foro.

Por eso, el espectáculo de los paracaidistas no ha hecho mas que comenzar en esta campaña. Pero al menos, hay que pedirles mas respeto a nuestra tierra, y sobre todo mas ingenio. Porque para decir esas simplezas pueden “subcontratar” a cualquiera para que lance ese discurso.