La hora de la verdad para la burbuja inmobiliaria

Un reciente auto de la Audiencia Provincial de Navarra considera suficiente la entrega de la vivienda al banco para saldar la deuda hipotecaria, un fallo pionero en España, pero para que se genere jurisprudencia en este sentido hay que esperar a que se pronuncie el Tribunal Supremo. No hay por tanto razones para lanzar las campanas al vuelo aún.

Un argumento del tribunal considera que la entidad “no habría concedido el préstamo si la finca no hubiera tenido un valor suficiente para garantizarlo, que fue fijado por la entidad ahora ejecutante”. Es decir, que si la entidad financiera admitió una tasación de X euros, y el comprador no puede luego pagar esa hipoteca, la entidad financiera debe admitir como pago la garantía del inmueble por el mismo valor X.

Y así nació la burbuja inmobiliaria hace años: se admitió como valor X lo que una tasación aseguraba que valía, para que las entidades financieras pudieran vender créditos hipotecarios a mansalva y todo el circo del negocio inmobiliario siguiera ganando dinero fácil: directivos de las entidades financieras con sus bonus y comisiones, promotoras y constructoras, empresas de tasación, agencias inmobiliarias, notarios y registradores…la máquina infernal se puso en marcha en los años 90, y la bola de nieve seguía y seguía bajando por la ladera.

La fiebre inmobiliaria estalló, primero en Estados Unidos y luego en Europa, con las consecuencias que todos conocemos. Pero aqui nadie se ha puesto colorado aún por el estallido de la burbuja inmobiliaria. Y la realidad es que el precio de los pisos y casas durante todo este tiempo estuvo inflado, como las vacas que reciben tratamiento de hormonas para engordar y obtener mas carne antes del sacrificio.

Pero la hora de la verdad empieza a llegar poco a poco, aunque nadie quiera reconocerlo: en la medida que la gente no pueda continuar el pago de sus respectivas hipotecas, dada la situación de crisis económica, desempleo, etc., los propietarios hipotecados irán entregando a las entidades financieras como pago y cancelación de la misma el bien hipotecado. Fin del ciclo y vuelta a empezar.

El dia que las entidades financieras reciban todas las viviendas hormonadas que fueron colocando durante los ultimos diez años como pago a la hipoteca que otorgaron en su momento se darán cuenta de cuantos créditos se dieron asumiendo mayor riesgo del necesario y del razonable.

Quizá algunas dejen de ser entidades financieras para ser agencias de intermediación y venta inmobiliaria. Al menos que aprendan la lección y comiencen a aplicar una máxima que me decía mi güelu de pequeño: “la vaca siempre por lo que vale”. Y sin burbujas añado yo.

Expolio al barrio de Cazoña

El Diccionario de la Real Academia denomina como “expolio” a la sustracción a alguien de algo que le pertenece de manera injusta.

Y eso es lo que el Alcalde de Santander acaba de realizar al santanderino barrio de Cazoña con la Residencia de Mayores del barrio. De todos es sabido que la Obra Social de Caja Cantabria quiere cerrar dicha Residencia por motivos de sobra conocidos.

Pero ante ello el Sr. de la Serna tenía dos caminos, aprovechar el solar de la Residencia para seguir manteniendo un equipamiento social como lo era la Residencia, o bien hacer caja. Pues bien, por enésima vez el Partido Popular en esta ciudad prefiere hacer caja. Y en esto, este Alcalde es como el resto de alcaldes populares de esta ciudad: búsqueda de realización de activos (hacer caja) para hacer obras y sacar votos.

Pero lo que ya es de aurora boreal, es que el Alcalde plantee un Convenio Urbanístico por valor de 7 millones de euros (mil ciento sesenta y pico millones de las antiguas pesetas), para que el Ayuntamiento haga caja, y que además lo que haga a continuación con ese dinero sea gastárselo en obras por toda la ciudad, absolutamente por toda la ciudad, MENOS EN CAZOÑA. De 7 millones de euros a ingresar por el Ayuntamiento, ni uno de esos euros va específicamente a Cazoña. Ni uno.

¿Es eso expoliar o no es expoliar?. Un barrio populoso como Cazoña, con una población de personas mayores que va a mas, pierde un recurso socio-sanitario de referencia de mas de 30 años, se lo quitan, se lo arrancan y a cambio el barrio y sus vecinos reciben NADA. Los Presupuestos para 2.011 del Alcalde dialogador, consensuador y cultural europeo se olvidan un año mas de Cazoña. Ya son muchos, demasiados. Pero este año, a diferencia de otros, es que encima les expolian un equipamiento como la Residencia de Mayores por nada a cambio.

Son los negocios redondos del Partido Popular.

Faltones en paracaidas

Se acerca la nueva campaña electoral autonómica y municipal de mayo próximo. Y no es nada difícil saberlo, pues comienza la recepción de políticos que viniendo de fuera de Cantabria pretenden crear ruido mediático y captar la atención de los cántabros con una consigna clara: faltar a la gente de nuestra Cantabria.

El primero que ha roto las hostilidades de esta temporada ha sido Nuñez Feijoo, Presidente de la Xunta de Galicia, quien ha afirmado en Santander que la política de despachos ha arrebatado el Gobierno de Cantabria al PP, y alguna que otra lindeza que supone faltar al respeto a la mayoría de los cántabros.

La siguiente persona en ser lanzada en paracaidas desde el avión popular de la calle Génova será la Sra. Cospedal, quien dará sendos encuentros populares en Torrelavega y Los Corrales de Buelna. Suponemos que en la mochila del paracaidas traerá ataques e insultos, habituales por otra parte, contra el Presidente de Cantabria.

La historia se repite año tras año y campaña tras campaña. No fallan. Nunca traen bajo el paracaidas mensajes de respeto, concordia, apoyo a la Autonomía de Cantabria, o simplemente propuestas de futuro en clave positiva. Pero, ¿cómo lo van a decir si no conocen de Cantabria mas que el camino que va desde el aeropuerto hasta la sede del mitin de turno?.

El paracaidismo político ha sido una lacra tradicional de nuestra Comunidad desde hace decenas de años. Muchas, a veces demasiadas. Lo que nunca ha variado ha sido el tono faltón de todos y cada uno de ellos. Ni tampoco el carácter irreductible de nuestras gentes, que han hecho oídos sordos a tanto insulto “de los que vienen de fuera” tantos y tantos años. Los faltones no aprenden. Incluso cuando su paracaidas no se abre una y otra vez.

Otro “consenso-trampa” del Alcalde de Santander

Han pasado cinco días desde que los medios de comunicación conocen el borrador de los Presupuestos Municipales del Ayuntamiento de Santander para el año 2.011.

Y cinco días después, en el Grupo Municipal Regionalista seguimos sin tener los papeles del Borrador.

Los mismos desde que el Alcalde de Santander ofreció un pacto y un acuerdo para que apoyemos esos Presupuestos…sin conocer aun el texto del Borrador. Pide apoyo, pero a ciegas… y solo para generar el titular del día: “El Alcalde busca el consenso de la oposición”.

Esa es la manera en que el Sr. de la Serna entiende los consensos: lanzar a través de los medios de comunicación sus mensajes de manera edulcorada, no bajar a la arena del debate y de la negociación de los Presupuestos, para, por último, pasar el “rodillo” de la mayoría absoluta con el lema de “los mejores presupuestos municipales del mundo mundial, o al menos de Europa”.

Desde luego la palabra “consenso” cotiza a la baja con el ejemplo que cada día predica el Alcalde de Santander.

Por consenso cabe entender una voluntad real de negociar algo y hacer las cosas entre todos, renunciando a algo todos, pero para que gane el conjunto de los ciudadanos. Me da la sensación que el mismo concepto para de la Serna significa otra cosa…

A pesar de ello, los Regionalistas acudimos con plena disposición a negociar con el equipo de gobierno la posible aprobación de los Presupuestos Municipales de 2011 para Santander, siempre que  los populares muestren una verdadera voluntad de diálogo durante la negociación de los mismos, aunque sus precedentes no les avala precisamente.

Creo sinceramente que es fundamental que los presupuestos no deben mermar los derechos de los ciudadanos de Santander sobre todo de aquellos que viven en zonas de la ciudad olvidadas después de muchos años, y que además, los presupuestos tienen que tener como prioridad la generación de empleo y de riqueza. Todo lo que no sea ir por esa línea de trabajo, merece muy poco la pena realmente para los santanderinos.

Si se tratara de un documento continuista en el que hay mas de lo mismo de otros años anteriores en Santander, el “consenso” que ofrece el Alcalde quedará una vez mas en entredicho. Y elevará a categoría el “consenso-trampa”.

Pronto saldremos de dudas.

 

 

 

Un modelo de ciudad hacia el que avanzar

La manera óptima de gobernar una ciudad, como Santander, es a través de la planificación estratégica, en un clima de participación colectiva entre agentes económicos y sociales. Los regionalistas creemos que debemos superar la tradicional IMPREVISIÓN de nuestra ciudad, concebir el futuro que todos deseamos y definir los medios reales para alcanzarlo, consiguiendo así una posición de competitividad y de calidad de vida en el entorno global en el que nos movemos.

Ello nos permitiría avanzar en competitividad socioeconómica, productiva, tecnológica y empresarial; y con una visión global de nuestra ciudad, podríamos establecer prioridades, objetivos y proyectos dirigidos al desarrollo y a la generación de riqueza y empleo.

Consideramos que el  modelo de ciudad que hay que diseñar a partir del Plan Estratégico exige una planificación urbanística coherente con el mismo, capaz de llevarlo a la realidad y de dirigir el timón del desarrollo urbano y territorial de la ciudad hacia donde los ciudadanos desean ir. Y no al revés, como pretende el Partido Popular en el Ayuntamiento de Santander.

Nuestro Ayuntamiento ha aprobado un PGOU sin un modelo definido de ciudad, que entendemos se concretará en el Plan Estratégico actualmente en fase de elaboración y que definirá la Ciudad que queremos los santanderinos para los próximos 10 años y las actuaciones necesarias para conseguirla y anticiparnos, así, al futuro.

El desarrollo urbanístico de los barrios como espacios para la convivencia y la cohesión social, la dotación de equipamientos e infraestructuras para el logro de una ciudad más igualitaria, la sostenibilidad y el medio ambiente urbano como ejes centrales de la calidad de vida, o el impulso del empleo y la innovación deben ser plasmados en la realidad espacial de nuestra ciudad y materializarse en su territorio. Eso hasta la fecha no ha sido incorporado ni al PGOU ni al Plan Estratégico.

Los Regionalistas abogamos por contar con un modelo de ciudad hacia el que avanzar y sobre el que sustentar y ejecutar su desarrollo urbano, social, económico, cultural y territorial, tanto en el corto como en el medio y largo plazo.

Por ello,  el  Plan Estratégico y PGOU debieran haber estado vinculados y trabajarse en paralelo. De ahí, nuestra abstención al Plan de Ordenación Urbana,  puesto que no responde a las necesidades que tiene Santander para salir de la crisis. Es más, la crisis, tardará más en pasar de largo en Santander con este Plan, ya que no genera desarrollos de suelo productivo de manera asequible y como consecuencia no facilita que las empresas se instalen en Santander. Eso fue lo que pasó con el CPD del Banco Santander, el famoso “Búnker”, una inversión de varios cientos de millones de euros y miles de puestos de trabajo, y lo que puede volver a pasar con todo intento de inversión que quiera generar riqueza en nuestra ciudad y que entre todos debemos evitar que pase.

La ciudad que queremos  ha de ser en sí misma un factor de producción, un imán de atracción de empresas, que ha de concretarse en las facilidades que planteemos en el territorio que tenemos. Por ello entendemos que hay que hacer una planificación urbanística coherente con el modelo que deseamos. ¿Y qué deseamos?  Ante todo generación de riqueza y de bienestar a repartir entre el mayor número de personas posible.

¿Qué pretende la aprobación de este PGOU y este Plan Estratégico que sólo apoya el Partido Popular? Que las cosas sigan igual, que las oportunidades para una mayoría de la ciudad pasen de largo y que sólo unos pocos, muy pocos se beneficien de esta forma de hacer las cosas.

En definitiva,  el Plan Estratégico diseñado por el PP, en la medida en que ya viene predeterminado por el PGOU, no va a responder a las verdaderas necesidades de la ciudad dado que ambos documentos, aunque son de naturaleza distinta, están interrelacionados y constituyen, en nuestra opinión, un todo indisociable. Es más, nos atrevemos a decir que la elaboración de este Plan Estratégico es un nuevo invento, caro además para los bolsillos de los ciudadanos, de cara a la futura campaña electoral y para mayor gloria del Alcalde, en el que tendrá la oportunidad de vender como nuevos proyectos más que trasnochados y algún que otro sueño faraónico con las arcas municipales congeladas y más que endeudadas.

Lo decía Lampedusa en su obra “El Gatopardo”: “Si queremos que todo siga igual, es necesario que todo cambie”.

Escrito por Conchi Solanas y Francisco Sierra